domingo, 17 de agosto de 2008

LHC (El acelerador de partículas más grande del mundo)



"El LHC es el acelerador de partículas más potente del mundo, producirá rayos siete veces más energéticos que cualquier máquina anterior y de una intensidad alrededor de 30 veces superior cuando alcance el rendimiento para el que fue diseñado, probablemente en 2010. Ubicado en un túnel de 27 kilómetros de distancia, se apoya en tecnologías que no habrían sido posibles hace 30 años. El LHC es, de alguna manera, su propio prototipo", describe el centro europeo.

A la lista de superlativos sólo falta añadir que el LHC ha generado un debate sin precedentes en el mundo de la física. Dos científicos, el estadounidense Walter Wagner y el español Luis Sancho, a quien entrevistó ADN.es, llegaron a denunciar al CERN por "genocidio potencial", al considerar que el LHC exponía la humanidad a dos riesgos: la creación de un agujero negro que se tragaría la Tierra y la generación de una "materia extraña" que convertiría el planeta en una estrella de neutrones sin vida. La inmensa mayoría de los físicos académicos, como el español Juan José Cadenas, consideran que esas tesis tienen un probabilidad tan escasa que no se deben tomar en cuenta.

Con todo, el acelerador ha generado un debate inédito, alimentado por los medios de comunicación tradicionales e internet. El CERN ha tenido que modificar su estrategia de comunicación y ha respondido punto por punto a sus adversarios. El pasado mes de junio, publicó un informe de seguridad de 15 páginas (aquí el texto en inglés en formato pdf) firmado por 20 expertos independientes así como un resumen de tres páginas traducido en diez idiomas (aquí el resumen en castellano, en pdf). En ellos, insiste en que no se espera la creación de agujeros negros, y que, en el improbable caso de que nacieran, serían "inofensivos". Asimismo, descarta la creación de "materia extraña", o strangelets, la segunda hipótesis en la que se apoya la teoría de Wagner y Sancho.

"No se resume a darle a un botón"
Desde Ginebra, donde están las instalaciones, explican que "arrancar la máquina no se resume a darle a un botón", sino que "es un largo proceso que empieza con la refrigeración de cada uno de los ocho sectores" y sigue con las pruebas electromagnéticas. Esas etapas se llevaron a cabo a finales de julio.

La siguiente consiste en sincronizar el colisionador LHC con el acelerador, "el último eslabón en la cadena". Dicha sincronización entre las dos máquinas necesita "una precisión del orden de un nanosegundo" y se probará en agosto y septiembre, antes de poner en marcha el LHC. Entonces, el primer rayo podrá llegará al LHC y, según el comunicado, "llevará la investigación en física a campos inexplorados"...

....O nos mandará a todos a la mierda... ( pero como son pocas las provabilidades ni caso ehh XDDD ) A ver lo que tarda la gente en hacer alusiones a Nostradamus JAJAJAJJA..

Fuente ADN.es