sábado, 19 de julio de 2008

Excursión a La Vall Fosca..


La Vall Fosca, originalmente cargada por R.Montoro.

Doy gracias a mi jefe que me ha dado unos días libres para poder desconectar un poco del día a día y como mi tío Miguel me tenía invitado desde hace tiempo a irme de excursión a hacer unas fotos con él, agarramos mochilas y vamos que nos vamos, a la Vall Fosca, zona pre-parque de Aigüestortes.

La Vall Fosca, situada al norte del Pallars Jussà, es un escenario sugerente en el que conviven armónicamente el agua, la montaña, la más variada vegetación y distintas especies de animales. (Entre ellas el quebrantahuesos y el Urogallo) Nosotros solo vimos la liebre, ardilla roja y buitres leonados. (Quebrantahuesos solo hay 4 en el parque, me habría encantado verlos pero no pudo ser...)

La altitud de sus montañas en la parte más alta del valle hace que el sol se ponga muy temprano, a las 6 de la tarde en las épocas del año en que los días son más largos. Esta singularidad justifica su nombre, que significa el valle oscuro.

El pueblo más alto es Capdella que está a 1420 metros de altitud y que cierra el conjunto de núcleos rurales que componen la Vall Fosca: la Pobleta de Bellveí, Estavill, Envall, Antist, Castell-estaó, Beranui, la Plana de Mont-rós, Astell, Oveix, Aguiró, Paüls, Pobellà, Mont-rós, Molinos, la Torre de Capdella, Aiguabella, Espui y la Central de Capdella.

El río Flamisell marca el eje del valle. Durante su recorrido podemos disfrutar de un paisaje constantemente cambiante que nos llevará a la parte más alta de la Vall Fosca donde se halla el teleférico que remonta un desnivel de 500 metros hasta llegar a la base de picos que rozan los 3000 metros y donde podremos visitar más de 30 lagos, eso sí hay que conocerse el terreno, porque hay unos despeñaderos acojonantes, importantísimo el calzado, pues hay que pegarse una pateada de escándalo...

Tras una noche de perros, sin pegar ojo (me daba la sensación de que dormía en la cueva de un oso pardo de lo que roncaba aquí el tito...) y un colchón duro como una piedra (sobre una asterrilla de espumilla y el saco. Nos levantamos a las 5 de la mañana, lo ideal para recoger los bártulos y preparar las cámaras para las primeras luces del amanecer, aunque al final se amaneció un día de niebla y algo de lluvia e intentamos sacarle partido a cada una de las fotografías, espero que os gusten y que disfrutéis de ellas como yo disfruté haciéndolas.

Gracias TITO, hacía mucho que no hacía una excursión así de chula y más aún con un peazo de guía como tu!! jejejjjejeje

(Click en la foto para activar la presentación)